Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normas [Leer y Firmar]
Mar Sep 06, 2016 8:22 pm por Yukari Najimi

» Registro de físicos
Dom Jun 12, 2016 6:01 pm por Marinette Cheng

» Registro de magia
Dom Jun 12, 2016 6:01 pm por Marinette Cheng

» ¡Cierra tus temas!
Lun Mayo 23, 2016 5:35 pm por Marinette Cheng

» Registro de maldiciones.
Dom Mayo 08, 2016 6:21 pm por Marinette Cheng

» Castings canon's
Sáb Mayo 07, 2016 3:54 pm por Meredy Milkovich

» Lista de personajes Canons.
Sáb Mayo 07, 2016 3:51 pm por Meredy Milkovich

» Registro de espíritus celestiales
Lun Mayo 02, 2016 9:54 am por Marinette Cheng

» Registro de Haikyo
Jue Mar 03, 2016 8:04 pm por Marinette Cheng

» 2 - Perfil de usuario y mensajería privada ━ [Nivel Básico]
Sáb Feb 13, 2016 5:15 am por Meredy Milkovich

» Formas de los sintetizadores.
Miér Feb 10, 2016 4:41 am por Hisui E. Fiore

» Sub razas de los Haikyo.
Miér Feb 10, 2016 4:29 am por Hisui E. Fiore

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Mar Ene 21, 2014 9:54 pm.

Historia del foro | Ambientación.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia del foro | Ambientación.

Mensaje por Hisui E. Fiore el Sáb Jun 06, 2015 4:48 am


Ambientación.

Querida mamá:

Ya han pasado cuatro meses desde aquella nefasta noche en donde vi perecer a mi yo del futuro. La desesperación por perder a mis amigos, se habría tragado mis esperanzas a no ser por esa ‘yo’ valiente que se interpuso contra el destino hasta el final, pidiéndonos que protegiésemos el futuro.

La batalla fue dura…  se perdieron muchas cosas en el camino, y no solo la mitad de la ciudad capital… o más. La reconstrucción de la misma no tardo demasiado, luego del gran baile que festejaba no solo el ganador de los grandes juegos mágicos, sino también, que habíamos podido contra aquella luna inyectada en sangre y los dragones, el rey puso todas sus riquezas y bienes a beneficio de los habitantes. La princesa Hisui lo acompaño y ayudo, tratando de redimir su mala decisión con eclipse. Ni ella ni el rey soportaban ver a su pueblo devastado, viendo como su pequeña casa que habían obtenido con esfuerzo se iba  tan rápido, con solo el golpe de una zarpa de dragón.  

Fue así como pasaron dos meses, en donde los magos trabajamos incluso en misiones pequeñas que requerían desde ayudar a mover escombros, hasta trasladar o curar heridos con la ayuda de magos que pudiesen sanar. La paga no era mucha, ya que los menos pudientes eran los más afectados y poco a poco estaban estabilizándose, pero eso no importaba, después de todo, parte de nuestras batallas tenían la culpa… era un deber también como magos y protectores de Fiore. A la mitad del segundo mes, todo estaba más tranquilo, no solo la ciudad y las personas estaban casi completamente re ordenadas, sino también las pagas volvieron a aumentar cuando todo se tranquilizó.

El sol de la mañana parecía tan prometedor mientras extendíamos nuestras manos imaginando que lo alcanzábamos entre las nubes, que no nos dimos cuenta que esa misma estrella estaba quemándonos sin siquiera saberlo. De un día para otro todo volvió a derrumbarse, y no exactamente las construcciones del reino.


El rey fue asesinado.

La princesa Hisui había desparecido.

El reino estaba en peligro sin quien lo gobernase.


Había muchos rumores, pero el más fuerte acusaba a Hisui de ser la asesina de su propio padre, algo que hasta el día de hoy sigo negando con todas mis fuerzas al igual que todo Fairy Tail. Esa chica de sonrisa amable que solo buscaba el bien de su pueblo, jamás hubiera levantado un arma en contra de la única familia que tenía. Pero el pueblo tiene una memoria a corto plazo, y todo aquello que ella hizo para salvarlos y mejorar sus vidas, quedo en el pasado, haciendo correr el rumor de que aquella joven de cabello como el jade era quien había asesinado a su padre, el rey.

Lo cierto es que hasta el día de hoy, a pesar de que no la hemos dejado de buscar, la princesa Hisui se encuentra desaparecida. He temido lo peor por ella. Si alguien asesino al rey, también pudieron secuestrar a la princesa o incluso… no… no quiero pensar en esa posibilidad en la que su sonrisa haya desparecido al igual que la de su padre. El consejo mágico trato de contener a la población, pero sus esfuerzos fueron en vano cuando reyes de reinos linderos, pusieron sus ojos como águilas en el trono vacío del rey. Se movilizaron tropas en las fronteras de Fiore, pero la situación no iba a mantenerse por mucho tiempo. Incluso los magos se ofrecieron para la batalla, pero el reino no quería usar el poder de los hechiceros: si ellos no se hacían respetar con su ejército, sería muy fácil que las invasiones a Fiore se concretaran. El pueblo necesitaba saber que estaba seguro… que la milicia en la que confiaba aquél que los gobernaba los protegería.

Cuando inició el tercer mes y el consejo mágico ya no encontró otra solución, buscó un nuevo rey: alguien que guiase al pueblo sin miedo, que confiara en los magos y se hiciera respetar como el protector de aquellas tierras con nombre de flor. Si bien el pueblo no pudo elegirlo, los vítores pronto se vieron en alto al conocer el nombre del elegido por los consejeros como el más idóneo: Alexandre Burington, un mercader que consiguió su fortuna comerciando con los reinos vecinos de Fiore, siendo conocido por su lealtad y amistad al rey, así como su personalidad desenvuelta que le trajo tratos y riquezas, no solo a él sino también a todo el pueblo.

Una vez coronado, las expectativas eran altas, y por las calles la gente no paraba de alabar al recién llegado… era como si se hubieran olvidado de la princesa desparecida, o siquiera de las amenazas que aún estaban latentes en las fronteras. Pero la estabilidad ofrecida por Alexandre duro muy poco, sobre todo cuando comenzó a oprimir a los magos, dejar al consejo mágico de lado, y cobrar impuestos mucho más altos… salvo a los más pudientes, quienes se estaban beneficiando del reinado de aquél hombre. El consejo pronto tomo medidas: si ese hombre iba a actuar de esa forma, no era el indicado como ellos pensaban en un principio, después de todo el rey debe de ser fiel a Era y mantener la paz con sus servidores.

Intentaron razonar con él, pero en cuanto notó a qué querían llegar los consejeros, creo su milicia personal en donde desde magos oscuros hasta contrabandistas se encuentran. Su misión es una sola: oprimir al consejo, al pueblo y sobre todas las cosas a los magos u enemigos que no estén con el rey.  Las opiniones comenzaron a limitarse, así como los trabajos para los gremios, ya que muy pocos podían acceder a sus servicios ahora que los impuestos se dispararon por las nubes.

Los magos intentamos hacer lo posible, pero a su vez, hundido en aquella lucha personal por mantenerse en el trono, el rey comenzó a descuidar las fronteras, dejando libre acceso a cualquier enemigo que desease conquistar las tierra y someter a su gente, y eso era algo que los magos no nos podíamos permitir, por lo tanto la mayoría de gremios comenzó a organizarse para mantener el reino seguro, sin poder hacer nada contra la tiranía del rey: después de todo, o defendíamos al pueblo de los enemigos fuera de fronteras o del enemigo sentado al trono.

La desesperación de los magos por ayudar a los ciudadanos comunes, comenzó a notarse en gran cantidad entre la población, misma que estaba harta de no poder luchar por sus derechos y siempre verse en falso ante cualquier batalla, o mala decisión del consejo mágico o el rey. Sin que nadie lo supiera, algunos magos retirados comenzaron a enseñar magia a aquellos que no la poseían, naciendo así nuevos magos de forma ilegal. Una vez que crecieron en número y pudieron al fin representar una mayoría considerable se dieron a conocer ante el rey, vandalizando las casas de los millonarios, robándoles para ofrecerles a los pobres, ayudando a los magos en las fronteras sin que estos se enterarán y más.

Se hacen llamar “los rebeldes”, y muchos de ellos son celebridades entre los habitantes por revelarse contra el rey… aunque claro, los carteles de “se busca” están por todas partes, no solo en las ciudades: en donde suelen protegerlos, sino también como misión oficial en los gremios, quienes se ven obligados a cazar a esos enemigos del rey.

La milicia del rey tampoco se queda atrás buscando a estos rebeldes, y haciendo peligrar las vidas de muchos civiles con sus métodos criminales y sus aires de dueños del mundo, que usan para humillar a cualquiera a su paso, y cobrarles lo que no tienen… a veces… por no llevarse a sus hijos para sus tropas. También, bajo la excusa de encontrar a los asesinos del rey, usan fuerza bruta y abusan de su autoridad. Actualmente el clima es tenso. Y no solo por esta guerra interna que el nuevo rey ha mantenido durante cuatro meses, sino también por la declaración de guerra de Zeref. Según dicen, Tártaros, el gremio oscuro personal del mago, se está preparando para servir a su amo.

La tormenta apenas acaba de instalarse sobre nuestras cabezas mamá…. Pero no voy a rendirme. Encontraremos a Hisui y le devolveremos su reino… el Fiore que nunca debió de cambiar.

avatar
Hisui E. Fiore
Administradores

Mensajes : 258

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.